Los jueces no son Dios

Los jueces están para aplicar las leyes, no para hacerlas ni para enmendarlas. Los jueces, endiosados, últimamente pasan más tiempo enmendando o contrariando las leyes que aprueban los distintos órganos legislativos que ejerciendo su verdadera función: aplicar las leyes.

Si queremos una verdadera separación de poderes, es imprescindible retirar a los jueces la potestad de enmendar leyes, de declararlas anticonstitucionales, de suspender su ejecución. De esta manera, los jueces se han convertido en legisladores interesados no elegidos democráticamente. Esto tiene que terminar. Un juez no debe ser más que un servidor del pueblo que aplique las leyes pero, en ningún caso, un juez debe tener potestad para anular, suspender o contrariar leyes decididas por los distintos legislativos que han sido elegidos democráticamente.

Adoranser

Los jueces no son Dios

Los jueces no son Dios

¡Que viva la Revolución Antifascista!

Estamos asistiendo a una Revolución Antifascista en directo. Los medios del régimen pretenden criminalizar al movimiento y asustar a la gente difundiendo todo el día las imágenes del inicio de la Revolución pero están consiguiendo, en parte de la población, el efecto contrario.

Si bien Vox ha ganado simpatías entre la clase obrera, por su discurso anti-todo, brutal, explícito, no políticamente correcto, como vía de escape y esperanza ante un régimen totalmente corrupto, a la hora de la verdad son cobardes miserables que se cagan las patas abajo.

Sin embargo. El movimiento antifascista, antirrepresivo, con todas las aportaciones no categorizadas, algunas espontáneas, está mostrando a la gente, a las personas que sí hay esperanza. Que sí puedes hacer algo con tu frustración además de votar a los mismos perros en cada votación. Que te puedes enfrentar y vencer a los cuerpos de seguridad del estado. Que puedes destrozar la sucursal bancaria del banco que te ha dejado en la calle. Que puedes hacer algo inmediato y efectivo para desahogar tu ira, odio y frustración ante el abandono total por parte del estado y CCAA. Que sigue adelante, ya van cuatro días y muchos más que vendrán. Que se está extendiendo por todo el estado. Y encima, cada vez le dan más publicidad en los medios del régimen.

En resumen: la Revolución Antifascista está despertando simpatías entre una parte de la población ya no tan joven pero con el mismo nivel de ira, odio, frustración y sensación de impotencia. Mucho de esto estaba capitalizado por Vox pero está pasando a estar capitalizado por la Revolución Antifascista.

Esta es la primera ola de la Revolución Antifascista. En breve, la segunda. Y esta vez no serán solo jóvenes.

El movimiento antifascista está demostrando que se puede hacer algo, de manera inmediata, para hacer justicia inmediata, para canalizar y desahogar tus justas ira, odio y frustración, para protegerte de manera efectiva de la policía, para poner en jaque a las instituciones, corruptos, políticos, para poner en jaque a los jueces y para dar su merecido a los bancos. Es decir. Está demostrando, de manera efectiva QUE LA IMPUNIDAD DE LOS CULPABLES DE ESTA SITUACIÓN DE MISERIA CAPITALISTA HA TERMINADO DE MANER EFECTIVA.

Esto da una esperanza que se ve reforzada por los hechos que suceden día a día. Esto es la garantía de su éxito, del éxito de la Revolución Antifascista en este país: ante una situación de desesperación e incertidumbre absoluta, das una alternativa real, que se lleva a cabo día a día y que, encima sale en los medios cada vez más. Mejor, imposible.

Adoranser

Revolución Antifascista

¡Que viva la Revolución Antifascista!

España va a explotar

Gracias a los políticos “ninis”, guapos y con discursos políticamente correctos “para no molestar a nadie”, España se va acercando, cada vez más, a la realidad de un estado fallido:

– Arbitrariedad obscena, descarada e impune de la justicia.

– Código penal medieval: duro con los débiles y blando con los fuertes.

– Incapacidad, cada vez con más extensión en población, del gobierno para garantizar las condiciones básicas de vida a todas y todos sus ciudadanos.

– Impunidad obscena de los grandes delincuentes, cuyos delitos tienen gran impacto económico y social en el país.

– Incapacidad del gobierno para poner coto a bancos, grandes empresas, IBEX35, que hacen y deshacen a sus anchas con más autoridad que el propio gobierno.

– Incapacidad del gobierno, cada vez más patente, de controlar y conseguir obediencia institucional a las y por parte de las CCAA.

– Fracaso patente en el control de la pandemia.

– Cada vez, el reconocimiento internacional de la calidad democrática del estado español, se incrementa a peor en el sentido de las graves carencias democráticas endémicas de España.

– Falta de capacidad operativa, en general, y falta de la cualidad de ser resolutivos ante problemas urgentes y graves.

– Descontento, indignación e ira, por cada vez más parte de la población, con las medidas “ninis”, “guapas” y políticamente correctas “para no molestar a nadie” que va tomando el gobierno.

Esto es así y va in crescendo. Tarde o temprano, se juntarán personas, del signo que sea pero del mismo, y de distintos signos, según lugares y situaciones, se irán agrupando, por lógica, ante la dejadez de funciones de los respectivos gobiernos estatal y autonómicos, y empezarán a pasar cosas. Esto es de cajón de madera de tabla.

Por lógica pura, mirándolo desde arriba, desde un punto de vista meramente técnico, una situación como la que describo, que es en la que estamos inmersos actualmente, que evoluciona rápidamente in crescendo en los puntos que he descrito, tiene que salir por algún lado. Lejos de ser una situación estática y controlable, por el contrario, es una situación extremadamente dinámica y con un nivel de incertidumbre tan grande que se puede considerar total. Esto, es como llevar botellas de nitroglicerina en un carro sin suspensión por un camino de piedras. Esto va explotar, es innegable y las y los que no quieran verlo, son ciegos, ciegos autoinflingidos, ciegos voluntarios. Los gobiernos estatal y autonómicos son ciegos y una gran parte de la población, también.

 

Adoranser

 

españa va a explotar

España va a explotar