La violencia se va a desatar

Por el lógico devenir de los hechos, tarde o temprano, se desatará la violencia: gente muriendo de hambre, maldad intrínseca de los políticos, Florentino Pérez y demás escoria, asesinando a los viejos en las residencias, forrándose robando miles de millones de euros de dinero público y quedando impunes, el fascismo, creciendo, un Gobierno del Estado que, por “quedar bien con todos” no acaba de poner los cojones encima de la mesa…

La violencia se va a desatar tarde o temprano. La extrema derecha ya está preparada. ¿Lo estamos nosotros?

No se trata de elegir entre violencia o no violencia. Se trata de aceptar que la violencia, tarde o temprano, se desatará y, si no estamos preparados, nos van a fundir como si fuéramos lacasitos.

Pim, pam, toma lacasitos…

La violencia se va a desatar

La violencia se va a desatar

Ecuación del fin del capitalismo

Ecuación del fin del capitalismo:

Colapso rápido del Capitalismo = Paro masivo de pago de deudas + Incertidumbre prácticamente total por el Covid.

Adoranser

ecuación del fin del capitalismo

Ecuación del fin del capitalismo

Tratamiento Coronavirus en las UCIs: el cordón umbilical

La Ciencia, en concreto, la Medicina, ha planteado mal el tratamiento de los enfermos por coronavirus que ingresan en las UCIS.

El principal problema es respiratorio pero NO hay que usar respiradores artificiales.

El ser humano nacido respira para obtener oxígeno, es la única función de la respiración.

Los fetos en el vientre de la madre no respiran porque el oxígeno se lo suministra la madre a través del cordón umbilical, junto con el alimento necesario.

Bien. Para tratar a los enfermos por coronavirus hay que conectarles tubos, a través de un orificio practicado en el ombligo que conecte con el intestino delgado a través del cual se suministra al paciente alimento y oxígeno igual que hace una madre con el feto que lleva en su barriga.

El paciente deja de respirar, porque ya no lo necesita y, mientras tanto, sin respirador, se le tratan los pulmones y lo que sea necesario para curarle del coronavirus.

Esta es la manera de tratar a los pacientes que ingresan en la UCI por problemas graves respiratorios a causa del coronavirus.

Adolfo Ranero

Cordón Umbilical

Tratamiento Coronavirus en las UCIs: el cordón umbilical

El Cambio de Era es Inevitable. El Capitalismo ya no existe.

Nunca ha habido tanta población en el planeta Tierra, nunca ha habido tanta tecnología ni tanta capacidad de comunicación por RRSS, Internet, medios. Nunca se ha producido un impacto económico tan grande y simultáneo en toda la Humanidad.

Estamos ante una situación totalmente inédita en la Historia de la Humanidad. Es por esto, precisamente, que es altamente esperanzadora: Nadie tiene, literalmente, ni idea de lo que hacer, con lo cual, todos los caminos quedan abiertos como nunca antes lo han estado en toda la Historia.

Esta crisis, a mi juicio, verifica el final total de los sistemas económicos y sociales actuales. Se pasará, por obligación histórica, a otro tipo de sistemas económicos y sociales.

Todo el sistema capitalista-tecnológico de explotación de la Naturaleza y el ser humano se basa en un pilar fundamental: hay que tener un cierto nivel de certidumbre sobre el transcurso de los acontecimientos futuros para que este sistema capitalista funcione, para planear las inversiones, las invasiones de países, la explotación de tal o cual clase social, etc. El Big Data va de eso y por eso, ahora mismo, los datos valen más que el oro o el petróleo: porque permiten hacer ciertas predicciones con cierto nivel de certidumbre.

Pero el escenario mundial ha cambiado radical y rapidísimamente, es decir, disruptivamente: la pandemia y la brutal crisis económica que no ha hecho más que empezar han llevado a las sociedades humanas a un nivel de incertidumbre tan grande que se podría considerar total.

Este es el talón de Aquiles del neoliberalismo tecnológico actual: la incertidumbre total y por eso, a mi juicio, es indudable que caerá. La certidumbre, para el neoliberalismo, es como el oxígeno para las personas: no puede vivir sin él. Si bien, le quedan unas cuantas bombonas de certidumbre al neoliberalismo para sobrevivir un tiempo, poco, esas bombonas de certidumbre, como si fueran bombonas de oxígeno, se acabarán, en poco tiempo y entonces, el neoliberalismo desaparecerá.

Entonces, las lideresas y los líderes de las nuevas sociedades humanas que ya se están alumbrando serán personas, organizaciones y sociedades que sepan manejar bien, de manera adecuada, un nivel muy alto, prácticamente total de incertidumbre.

Y por mucho dinero, armas, empresas, etc. que tengan los ya antiguos líderes del mundo, dará igual, porque la incertidumbre para ellos es como la kryptonita para Supermán: son totalmente vulnerables a ella.

Las nuevas sociedades humanas, con lideresas y líderes que saben manejar bien altísimos grados de incertidumbre ya se están construyendo, obligadas por las circunstancias históricas. Y no tendrán rival en el neoliberalismo porque el neoliberalismo agoniza sin poder respirar en una atmósfera totalmente carente de certidumbre.

Es un proceso histórico de evolución natural-social y ya no se puede parar. Nada ni nadie lo pueden parar porque ya está en curso y ya se ha superado el punto de no retorno.

Adoranser

El Cambio de Era

El Cambio de Era es Inevitable. El Capitalismo ya no existe.

Transformar la energía del calentamiento global en energía eléctrica

Lo que no acierto a comprender es cómo es que nadie ha pensado en aprovechar la propia energía del calentamiento global, una cantidad de energía brutal, hasta tal punto que funde gigantescos glaciares, hace subir el nivel del mar e incrementa la temperatura del planeta entero varios grados, para utilizarla como fuente de energía que, transformando la energía calórica en electricidad (en un proceso similar al que transforma la energía lumínica, los rayos del sol en energía eléctrica) se utilice para mover las máquinas y los procesos necesarios para mantener las sociedades humanas.

Si los “súpercientíficos” que tanto cacarean de su “sabiduría” diseñaran procesos efectivos y eficientes para trasformar esta ingente cantidad de energía térmica en energía eléctrica, primero, disminuiríamos brutalmente la temperatura del planeta aún con el efecto invernadero vigente, puesto que sustraeríamos esa energía calórica del ambiente para transformarla en eléctrica.

Segundo, no serían necesarias muchas de las fuentes de energía empleadas actualmente, petróleo y energía nuclear, por ejemplo.

La misma energía calorífica producida por el calentamiento global es una cantidad de energía tan brutal que es capaz de sobrecalentar un planeta entero: joder, ¿acaso la Humanidad se ha vuelto gilipollas? (La respuesta es que sí), joder, ¡aprovechemos esa brutal cantidad de energía térmica, calórica, transformémosla en electricidad y sustraeremos energía calórica del ambiente, bajaremos la temperatura de la Tierra y no necesitaremos usar otras fuentes de energía contaminantes!

Adoranser

energía del calentamiento global

Transformar la energía del calentamiento global en energía eléctrica

La Revolución Mundial de los Pueblos del Planeta

Las clases dominantes, a base de generaciones de no tener que hacer nada para llevárselo crudo se han vuelto genéticamente imbéciles, tal como se está demostrando fehacientemente, por sus actos, a lo largo y ancho del planeta, de manera exagerada últimamente.

No tienen, en sentido absoluto, ni idea de lo que hacer con la pandemia, con la brutal crisis económica y con el desastre climático.

De hecho, han perdido el control y lo saben. De ahí la obsesión-compulsión actuales de dichas clases dominantes por implantar el reconocimiento facial, endurecer las leyes hasta extremos abdurdos, dar carta blanca al fascismo, incrementar los sueldos de las fuerzas de seguridad, adquirir cada vez más materiales represivos y mantener al pueblo en la ignorancia y confusión a través de los medios de comunicación.

Están reconociendo, fehacientemente, su incapacidad manifiesta y su pérdida de control sobre los procesos económicos, políticos y sociales que regulan las sociedades humanas.

Es por esto que es nuestro momento, el momento de los Pueblos del Planeta, para iniciar la Revolución Mundial que nos llevará, con éxito, a tomar el control del Planeta Tierra y de la gestión de las sociedades humanas a lo largo y ancho del mismo.

Son imbéciles y han perdido el control, es decir, han perdido el poder y no tienen capacidad para recuperarlo.

Es nuestro momento. A por ellos.

Adoranser

Revolución Mundial de los Pueblos del Planeta

La Revolución Mundial de los Pueblos del Planeta

Autodefensa

Todo ser humano, en sentido individual y colectivo, es decir, como persona y como sociedad, tiene derecho a protegerse y defenderse.

Actualmente, en España, las personas, las personas de izquierdas, las mujeres, las y los ancianos y las niñas y los niños, estamos totalmente desprotegidos: Un sistema judicial corrupto y de extrema derecha cuyo máximo órgano de representación, el CGPJ, lleva más de dos años en funciones, al no haber sido renovado, en una absoluta anormalidad jurídica y democrática que, además, es ilegal.

Este sistema judicial formado, en su gran mayoría, por jueces y juezas de derecha y extrema derecha, condena a personas de izquierdas a la cárcel por mandar un twitt o por hacer canciones, dejan totalmente vulnerables a mujeres, niñas y niños, porque las juezas y los jueces de derecha y extrema derecha no son feministas y, en general, favorecen al agresor hombre y dejan impunes los asesinatos de miles de ancianos en la Comunidad de Madrid por parte de Ayuso. Mientras tanto, salvajes de extrema derecha campan a sus anchas por twitter, por los medios y por las calles, haciendo brutalidades cada vez más gordas y nunca o casi nunca son condenados por nada, por nada en absoluto, invitándoles a que sigan incrementando sus brutalidades ya que gozan de total impunidad.

Por otra parte, las fuerzas de seguridad del estado están formadas, en su gran mayoría, por personas de derecha o extrema derecha que votan a Vox.

Estas fuerzas de seguridad del estado que podríamos llamar fascistas, porque tienen ideología fascista y votan a un partido fascista, tienen mano ancha, cuidado extremo e incluso colaboración y cooperación con personas de derecha y extrema derecha cuando se trata de disolver sus manifestaciones o parar sus acosos domiciliarios prolongados a miembros del gobierno, así como ataques directos.

Sin embargo, estas fuerzas de seguridad del estado, fascistas, se emplean a fondo, usando violencia brutal y torturas en comisarías cuando se trata de disolver actos de personas de izquierdas, escraches, gente parando desahucios, etc.

Ante esta situación de indefensión manifiesta y de hecho de las personas de izquierdas, de las mujeres, de las y los ancianos y de las niñas y los niños tenemos la obligación, como personas, de crear los mecanismos compensatorios necesarios para que se establezca un equilibrio y una Justicia real, los mecanismos compensatorios necesarios para protegernos y defendernos de la judicatura fascista y de las fuerzas de seguridad fascistas. Proteger y defender la Vida y la dignidad de las personas.

Adoranser

Abrazo Multitudinario

Autodefensa

El Final Definitivo del Capitalismo

Yo pienso que el capitalismo no tiene salvación, ni con reseteo de la economía, ni con las medidas que están tomando. Creo que ha entrado, por él mismo, en su acelerada implosión final, y lo único que están haciendo inyectando las ingentes cantidades de pasta desde la UE, así como en otras regiones, es echar más leña al fuego en el que ya arde el propio capitalismo. Nadie ha podido acabar con el capitalismo salvo él mismo, y creo que lo está haciendo.

Pienso que la solución no es denunciar todos los casos de corrupción ni meter en la trena a todos los culpables (que son todos los políticos, jueces, fuerzas de seguridad, banqueros, dueños de multinacionales, consejos directivos de multinacionales, empresarios, en general y todo aquel y aquella que trabaje para el sistema financiero mundial, sea de un lado o de otro) sino un cambio radical y rápido de sistema mundial de gestión de la economía de las sociedades humanas. Más que nada porque, de seguir en cualquier tipo de capitalismo, aunque sea súperverde, súperconciliador y súperguay, nos lleva al cataclismo climático en unos 30 años, con la degradación incremental y rápida de las condiciones para la vida en el planeta a lo largo de las tres próximas décadas, es decir, que no va a llegar el año 2050 y se va a acabar todo de golpe, sino que las vamos a pasar putas canutas, más cuanto más se vaya acercando esa fecha.

Creo, como he dicho, que el capitalismo mundial ha entrado en una vorágine de autodestrucción que va a ir mucho más rápido de lo que nos pensamos.

Creo que, como pueblos del planeta debemos aprovechar esta oportunidad sin precedentes para darle el matarile definitivo al capitalismo y no trabajar por sacar a flote las economías capitalistas del mundo, sino, todo lo contrario, trabajar denodadamente, desde varios frentes simultáneos, con todas las estrategias, metodologías, tácticas y operativas, desde miles de lugares a lo largo y ancho de todo el planeta simultáneamente, con millones, cientos de millones de personas trabajando por ello, por provocar un gran crack financiero mundial que acabe, definitivamente, con el capitalismo, con el dinero y todos sus productos financieros derivados y con los conceptos mismos de dinero, propiedad, posesión y sistema financiero no productivo.

Adoranser

Ecología Mundial

El Final Definitivo del Capitalismo

La Tercera Casilla: del Decrecimiento al Parón Total

La crisis del Covid ha provocado una crisis económica mundial, aún en ciernes, sin precedentes en la Historia.

Los gobiernos de todo el planeta se afanan en reactivar la economía capitalista de una manera o de otra: inyectando ingentes cantidades de capital a instituciones financieras y grandes empresas, dando subvenciones para comprar vehículos, dando, directamente, dinero a la población para incrementar el consumo, etc.

El planeta, por otra parte, a causa de la voracidad sin límites del capitalismo y todos sus procesos productivos, se encuentra al borde del cataclismo climático.

Con estas medidas, de funcionar, que aún está por ver, lo que se haría, realmente, es acelerar ese cataclismo climático.

Esta no es la manera de solucionar el mayor problema global al que se ha enfrentado la Humanidad desde sus inicios: estamos ante la posibilidad de que, en unos treinta años, la vida, tal como la conocemos, desaparezca del planeta, incluida, por supuesto, la especie humana.

Se habla, por una parte de la población, de implementar políticas de Decrecimiento adecuadas que ayudarían enormemente a amortiguar el cataclismo climático hasta llegar a un umbral soportable por el planeta y la vida en su conjunto. Pero estas políticas, desgraciadamente, no son factibles en un mundo regido de manera absolutista por el neoliberalismo. Ningún gobierno del planeta va a implementar medidas realmente Decrecentistas y, mucho menos, en coordinación con el resto de países, algo que sería imprescindible para que las políticas Decrecentistas tuvieran éxito en el plazo de unos treinta años.

Bien, la solución es pasar del Decrecimiento al Parón Total.

Por una parte, la crisis del Covid nos ha demostrado que es factible, y, además, muy rápidamente, el hacer un parón en seco de la economía productiva en todo el planeta. La bajada de índices de contaminación en estos tres-cuatro meses ha sido tan espectacular que, de seguirse esa tendencia, amortiguaríamos muy sensiblemente el cataclismo climático en un periodo de tiempo relativamente corto, que podrían ser cuatro o cinco años.

Pero volvemos a lo mismo. En un mundo gobernado con mano de hierro por el neoliberalismo, jamás se van a volver a plantear un parón en seco. A no ser, claro está, que se volvieran a ver obligados como se han visto obligados con la pandemia del Covid-19.

Entonces. La solución no consiste en las políticas, neoliberales, capitalistas, de reactivar la economía, capitalista, porque volveremos al punto de partida pero peor: un mundo post-neoliberal con un capitalismo aún más salvaje, más agresivo, gobiernos cada vez más autoritarios que, aunque formalmente mantengan el funcionamiento democrático, se convertirán en estados fascistas, de hecho, con tal o cual excusa para suprimir derechos fundamentales y llevar a sus poblaciones a un estado de esclavitud y miseria reales, palpables, medibles, monstruosos.

La solución consiste, como digo, en provocar otro parón en seco, otro Parón Total de la economía, pero esta vez, permanente, Parón Total de la economía capitalista, de la economía productiva.

¿Y cómo se puede llegar a hacer esto?

La crisis del Covid nos ha demostrado, fehacientemente, varias cosas en extremo interesantes:

  • Las estructuras sociales de cuidados, las que soportan la vida, son extremadamente vulnerables en todos los países del planeta.

  • Es posible parar en seco la economía productiva, los procesos industriales, la mayor parte de la actividad humana altamente contaminante.

  • La extremada interdependencia de un mundo capitalistamente globalizado hace que la economía capitalista se haya vuelto extremadamente vulnerable, porque ha ampliado su superficie de exposición, a posibles crisis, ataques, problemas, pero no ha reforzado las medidas de seguridad financieras ni productivas que posibiliten la continuidad de este híperdesarrollado, híperconectado e híperextendido sistema globalizado capitalista, sino más bien, al contrario: al concentrar en ciertas regiones del planeta casi toda la producción de elementos y maquinarias imprescindibles para el sostenimiento y continuidad de este capitalismo globalizado, ha incrementado, aún más, su vulnerabilidad.

Entonces. La manera de parar o de amortiguar rápidamente el desastre climático así como la manera de evitar que los estados de todo el planeta se conviertan en estados fascistas de hecho, esclavizantes y explotadores de sus propias poblaciones es, no reactivar la economía, sino acelerar su caida, provocar su colapso, acelerar su fin.

No debemos trabajar para sostener con respirador artificial un capitalismo envejecido, hipertrofiado, caduco y zombie: debemos trabajar para acabar con él. Y el momento, por la crisis del Covid y por la extrema vulnerabilidad del capitalismo globalizado hipertrofiado que he explicado antes, no puede ser mejor.

¿Y esto cómo se hace?

Intentando, repetida, reiterada, constante y persistentemente, por varias vías paralelas, desde multitud de lugares del planeta, desde innumerables sitios y con innumerables estrategias, tácticas y métodos, provocar un crack financiero mundial sin precedentes que acabe con el concepto mismo de dinero y que acabe con toda economía financiera.

Vamos a hacer números.

En el planeta Tierra, la Humanidad produce, anualmente, el triple de la comida que es capaz de consumir. Se desperdician dos tercios de toda la comida producida en el planeta al año.

Si se diera un Parón Total, la energía necesaria para mantener los procesos de las sociedades humanas disminuiría considerablemente. Grosso modo, con la energía acumulada en el planeta en forma de bidones de petróleo y con las energías renovables actuales, a un nivel muchísimo más reducido de consumo de energía, habría para aguantar dos o tres años.

También, todas las personas deberían parar en sus actividades productivas a nivel planetario, es decir, abandonar sus trabajos. No una huelga mundial, no. Un abandono definitivo del trabajo productivo, por parte de trabajadoras y trabajadores, a nivel mundial.

Respecto de la tecnología. Con la tecnología desarrollada, las infraestructuras actuales de comunicaciones, telecomunicaciones y almacenamiento de información, el hardware y el software informático existentes y los dispositivos y servidores existentes actualmente a nivel global habría tecnología e infraestructuras suficientes para gestionar los procesos de las sociedades humanas a nivel global sin fabricar, en sentido absoluto, nada más. Y esto no durante tres o cuatro años, sino para siempre.

En cuanto a las fuerzas represivas y coercitivas de los estados, ejércitos y distintas policías. Bien, si se produce un crack financiero mundial total, lógicamente, el dinero y sus asociados productos y procesos financieros dejarían de tener valor, en sentido absoluto, repentinamente, un día determinado. Entonces, si no puedes pagar a los mercenarios y no puedes comprar armas, no puedes ejercer control ni represión sobre los pueblos del planeta.

Indudablemente habría un periodo de transición, más o menos breve, en que dichos mercenarios, ejércitos y distintas policías, seguirían gozando del poder que les dan sus armas, pero sin dinero para comer ni para mantener operativas esas armas, ese periodo sería extremadamente breve.

En cuanto a la hipótesis con la que nos llevan asustando siglos los gobiernos de todo el planeta de que, en un mundo sin gobiernos, tal y como lo conocemos ahora, reinarían el saqueo y el caos, la realidad vivida durante la pandemia del Covid-19 viene a demostrar realmente lo contrario: las personas del planeta, en su gran mayoría, ante situaciones extremadamente adversas en las que los gobiernos a lo largo de todo el planeta, han sido incapaces en mayor o menor grado, de dar respuesta efectiva a las emergencias que no podían ser “resueltas más adelante”, las personas del planeta, en su gran mayoría, se han comportado de manera solidaria, empática, colaborativa y cuidándose las unas a las otras, tanto a nivel individual como colectivo.

En cuanto al sostenimiento de la vida, trabajo reproductivo y ecología.

Durante estos dos o tres “años sabáticos de la Humanidad”, la población se dedicaría, en su conjunto, a ejercer trabajos de cuidados y reproductivos casi en exclusiva, salvo los mínimos trabajos productivos necesarios para el reparto y distribución de toda la comida, la energía, la tecnología, etc. Estos mínimos trabajos productivos pasarían a categorizarse como trabajos de cuidados, trabajos reproductivos puesto que su fin no sería obtener beneficio ni mayor producción sino el cuidado y sostenimiento de las sociedades humanas a lo largo y ancho del planeta.

El principal trabajo reproductivo, de cuidados, de sostenimiento de la vida que ejercerían los habitantes del planeta Tierra durante estos dos o tres años sabáticos sería la repoblación masiva de biomasa fotosintética en todo el planeta: plantas verdes y algas con capacidad de hacer la fotosíntesis, de manera que el nivel de fijación de CO2 se multiplicara por dos o por tres en estos dos o tres años.

Este es el trabajo fundamental que debería acometer toda la Humanidad durante esos dos o tres años. Evidentemente, una parte de esa repoblación de biomasa fotosintética sería para alimentar a la población mundial, pero formando parte de economías circulares y lo más localizadas posibles.

Es decir, el propio proceso de reforestación masiva del planeta, sería un proceso de transformación global, ejecutado por comunidades locales, de economías de explotación a economías totalmente circulares. Al cabo de esos dos o tres años, de dedicarnos casi en exclusiva a esta labor, esas economías circulares estarían totalmente implantadas y operativas en todo el planeta y abastecerían, más allá de esos dos o tres años sabáticos para la Humanidad, de alimento a todas las personas del planeta.

Esta manera de organizarse y de trabajar en cuidados, a nivel global, generaría, por sus propias dinámicas, otro tipo muy diferente de relaciones sociales y afectivas no depredadoras, no posesivas, es decir, no patriarcales, es decir, feministas.

El Ecofeminismo funcionando a nivel global de manera operativa, continuada, real. El Ecofeminismo globalizado a través de millones de comunidades locales con esta forma de entender la vida, el trabajo reproductivo, los cuidados, la afectividad y la gestión social y emocional.

Seguramente hayáis jugado muchas veces al juego de los barquitos: tocado, tocado, hundido. Cuando marcabas la tercera casilla en el tablero, el destructor estaba hundido.

El Covid-19 ha tachado la primera casilla del destructor capitalismo. La crisis económica mundial está tachando la segunda casilla del destructor capitalismo.

Hagamos un Parón Total Mundial en las condiciones que propongo y habremos tachado la tercera casilla del destructor capitalismo.

Tocado, tocado, hundido.

Adoranser

Ecofeminismo

La Tercera Casilla: del Decrecimiento al Parón Total

El Mundo del Mañana ya está aquí

Se están creando a la velocidad del rayo y empezando a comunicar Redes de Apoyo Mutuo, Redes de Cuidados por todo el planeta. Estas son las raíces incipientes del Nuevo Mundo que socava los cimientos del antiguo, el capitalista.

Si bien estas redes se crearon en un principio para alimentar a gente que pasa hambre, sus funciones se están ampliando y llegarán a constituir una verdadera alternativa mundial al ya zombie y en proceso de autodestrucción capitalismo.

Este es el futuro, inmediato y a largo plazo. La Humanidad ya se está construyendo, desde dentro, desde abajo, de otra forma: la forma correcta.

Adoranser

El Mundo del Mañana ya está aquí